7 pasos para impermeabilizar correctamente

Si se hace sin un proceso meticuloso, un paso de protección tan importante para los inmuebles como la impermeabilización del techo, puede resultar en un desperdicio de tiempo y materiales sin lograr eficientemente el propósito de su aplicación.

Si te dedicas a eso, puede poner en juego el resultado de tu trabajo y poner en jaque las garantías de tiempo que ofreces a tus clientes. 

Por eso, no está de más revisar el correcto proceso paso a paso para hacer una aplicación de impermeabilizante duradera y de calidad. 

1. Calcular cantidades, elegir materiales, preparar…

Primero, debes conocer las cantidades y productos que necesitas para impermeabilizar una losa de concreto, asbesto, lámina galvanizada u otros materiales.

Existen diversos tipos de impermeabilizantes: en áreas domésticas se utilizan principalmente elastoméricos y acrílicos que ayudan por sus fibras sintéticas a sustituir las telas de refuerzo en la mayor parte de las áreas; los asfálticos y prefabricados, que se usan en superficies industriales como ductos, tuberías y techos, y que pueden tener base solvente o base de agua; y, por último, los cementosos, que vienen en presentación de polvo, diseñados para muros, bardas, paredes y pisos. Procura estar al día y conocerlos en sus especificaciones, para que puedas recomendar a tus clientes los más adecuados para su propiedad.

A continuación, revisa el rendimiento por cubeta del impermeabilizante elegido, para dividirlo entre el total de m2 de la losa a cubrir y calcular la cantidad necesaria.

Si te ubicas en una zona con temperaturas elevadas la mayor parte del año, será recomendable que elijas un impermeabilizante color blanco en lugar de un impermeabilizante rojo, así la temperatura en el interior será más fresca durante el verano, pues este color absorbe 25% del calor solar y refleja el resto hacia la atmósfera, ayudando a reducir hasta una quinta parte del consumo de electricidad, y eso será un plus para tus clientes.

Por otro lado, si vas a impermeabilizar en época de lluvia, el requisito es que no haya encharcamientos en la losa y que hayan pasado unos dos días sin lluvia para que la superficie esté ventilada.

2. Limpiar

Es de suma importancia retirar los restos de impermeabilizante anterior o malla de refuerzo, para asegurar la máxima adherencia y el mejor desempeño del producto impermeabilizante elegido. Puedes hacerlo por medios mecánicos, por ejemplo, con pala o cepillo de cerdas de metal, y luego, apoyarte de una brocha o aspiradora para retirar todo el polvo.

3. Reparar y sellar

Luego, sella las grietas con sellador (puede ser elástico de poliuretano). Si las grietas están muy cerradas, primero deberás abrirlas con cincel, martillo o disco de corte, para hacer posible que el sellador entre, luego habrá que limpiarlas perfectamente con una escoba y aplicar el sellador con una pistola de calafateo.

Si tus clientes son renuentes a invertir en esta parte del proceso, debes explicarles que el sellador no solo cumple la función de tapar todas las fisuras y microfisuras de la losa, sino que, además, sobre cualquier polvo que haya quedado aún con la limpieza, formará una película que mejorará la adherencia y el rendimiento del impermeabilizante.

4. Dejar secar el sellador por al menos 6 horas

A menos que no hubiese grietas qué reparar, es importante no saltarse este paso. El sellador debe estar completamente seco antes de continuar con el trabajo.

5. Aplicar la primera

  • Ya después de sellar grietas, asegúrate de nuevo que la superficie a trabajar esté ventilada y no haya material desprendido, ni polvo.
  • Luego, prepara un primario con una parte de impermeabilizante diluida en 3 partes de agua y aplícalo con un rodillo de pelo corto o cepillo de ixtle.
  • Déjalo secar de 4 a 8 horas

6. Aplicar la segunda

Después aplica otra capa, pero ya sin diluir, con un rodillo con extensión, y en el mismo sentido por toda el área (vertical u horizontal).

  • Déjala secar por otras 4 horas

7. Aplica una capa final

Es decir, una tercera capa de impermeabilizante, también sin diluir, como la segunda.

  • Déjala secar por 12 horas

¡Y listo! Ese es el proceso que te asegurará techos protegidos hasta por 5, 7, 12, 10 o hasta 20 años, según el producto y fabricante que elegiste.

Déjanos tus comentarios

¡Únete a la conversación!

Artículos relacionados

No te quedes sin ideas

Impermeabilizantes: ¿cuál comprar?

El ideal es el que corresponda mejor a las características de la loza del inmueble en cuestión, así como a las condiciones climáticas de la zona.

Colores recomendados para cada área de la casa

¿Por qué no utilizar los colores según lo que quieres generar en cada rincón de tu casa? Aprende cómo aplicarlos.

Cómo hacer para que tus promociones vendan

Toma en cuenta estas premisas antes de poner en marcha cualquier oferta de producto. La clave está en los detalles.

SIEMPRE CERCA DE TI

Encuentra tu sucursal más cercana

HAZ CLIC AQUÍ